Últimas reseñas

martes, 29 de diciembre de 2015

Reflexionando: "Trilogías Mutantes"

   Si os digo ahora mismo que estoy enterrada a sagas incompletas, ¿cuantos de vosotros compartiríais mi dolor? Yo apuesto que todos. Comenzaríamos a pensar en voz alta las sagas que nos falta ese último libro que el escritor se niega a publicar aún, esas que comenzamos sin saber que el autor no había ni comenzado el segundo libro, y las preciosas que eran una trilogía, las comenzaste con la seguridad y emoción de que ya estaba terminada, y en las últimas páginas del tercer libro encontraste las terribles palabras: "Continuará *risa malvada del autor*". A estas alturas, todos estaremos llorando y consolándonos unos a otros, muriendo lentamente por culpa de las que me gusta llamar: "Trilogías Mutantes" *chan chan chaaaaaan*
"No pienso empezar ni una saga más hasta acabar algunas de las que tengo empezadas."
Ingenuo lector anónimo.

  ¿Cuantas veces habéis oído, leído o dicho esa frase? ¿Y cuantas personas han cumplido su palabra? Yo os lo diré, cero. Los lectores somos criaturas débiles ante los libros. Intentamos mantener mano dura con ellos, educarlos para que dejen de ladrar y llamarnos la atención, hacerles esperar un tiempo prudente para evitar una mala digestión... Pero entonces llega el libro, ese que se esconde en una librería, en una novedad editorial, en una reseña. Tus ojos se hacen chiribitas mientras te mueve la cola, y su sinopsis ladra de una forma tan suave y linda que te hace derretirte mientras lo contemplas. En tu interior se produce una épica batalla entre la fuerza de voluntad y la llamada del libro.
—Pero mira esa sinopsis...
—Es inicio de saga. Definitivamente no.
—Tiene 4* en Goodreads *suspiro*
—Resiste Lorena, siempre puedes comprarlo otro día.
—Pero ahora está rebajado, quién sabe si lo encontraré tan barato...
—Oh, mierda, ese precio... NO, NO. Sigue siendo muy arriesgado. Piensa en tu salud mental.
—OMG TIENE TAPA DURA CON RELIEVE
—CÓMPRALO, CÓMPRALO, CÓMPRALO.

  Y así, la férrea voluntad del lector se disuelve mientras el amable cajero de la librería te preguntan si quieres bolsa. Dices que no, ¿para qué? Porque justo al salir, en el primer banco libre que encuentras, te sientas, abres el libro y olvidas todo lo demás. Es un momento precioso, sí, pero muchas veces roto por ese terrible final que grita: SIGUE LEYENDO, mientras el autor, disfrutando de forma cruel, comienza a escribir el prólogo tras meses de deleitosa espera.


Pero lo peor llega cuando lo que en principio era una trilogía, después de tres años (o más) de tortuosa espera para conocer el final llega el último libro... y la noticia de que continuará. Algunas tienen su lógica. Mientras leía la en principio bilogía Desconexión, de Neal Shusterman, me resultaba imposible pensar en un final en solo dos libros, cuando la trama que el autor ha creado es tan compleja y tiene tanto potencial. Cuando en la última página del segundo libro se hizo patente que la historia no paraba ahí, fue cuando descubrí que la en principio bilogía había evolucionado a trilogía, y esta, a tetralogía. Es una bilogía mutante. 

No todas son malas. Yo divido en dos tipos, las trilogías mutantes por fama, donde l@s autor@s deciden explotar una historia que estaba más que cerrada en el tercer libro hasta el límite con resultados, en muchos casos, desastrosos; y las "pedidas por el libro", donde es tu bebé el que te grita que necesita crecer, que solo con tres libros quedará en una sombra de lo que podría haber sido. Que aún tiene historias que contar. 

Para mí, la trilogía Desconexión pertenece a ese segundo grupo, mientras que un claro ejemplo de trilogía mutante por fama es Almas Gemelas de Elizabeth Chandler. *Spoiler* Tristan se va al cielo en el final del tercer libro. Ivy queda con Will, Beth no está loca. TODOS SON FELICES Y TODO ES LÓGICO. Cuarto libro: Las dos protagonistas se vuelven subnormales, hacen una ouija y Tristan vuelve a dar por culo al mundo de los vivos. *Fin del Spoiler*. Por decir otra muy famosa, la saga Crepúsculo es de esas muy criticadas porque todo el drama podría haberse resuelto en el tercer libro. Que esto se diera por fama, o porque la autora lo creyera necesario, es algo donde no entraré, ya que en mi opinión su resultado no fue tan malo como podría haber sido (comparado con la continuación de Almas Gemelas es casi bueno).

Sólo os digo, paráos a pensar en las trilogías que últimamente han aparecido. Ahora en cuantas de ellas han mutado a saga, y en cuáles quedaron tal cual: La Selección, Throne of Glass, Cazadores de Sombras, Temblor, Mírame y Dispara... Muchas, la mayoría, tienen un amplio público y han sido amadas por muchos fans, llegando a convertirse en sus sagas favoritas en muchos casos. Y, quizás por apego, quizás por dinero, quizás por ambas cosas, las autoras decidieron anunciar tras el tercer libro que la saga continuaría. Sin embargo, lo que los fans se han encontrado no los ha agradado en muchos casos. ¿Cuántos de vosotros habéis oído "Si te lees CdS, para en el tercero. Los demás no valen la pena"?

Entiendo que el dinero sea una meta para muchos, porque, a ver, necesitamos comer y dormir bajo techo. Y que siendo escritores a tiempo completo, lo más probable es pasar un poco de hambre a no ser que escribas un Harry Potter. Sin embargo, si la cosa va sólo de dinero, si la trama que estás ampliando ya empieza a cogear y a decirte "no doy para más", quizás lo mejor sería cerrar ese episodio e intentar uno nuevo. Si has enamorado a tus lectores, muchos te seguirán hasta la muerte (o en su defecto, hasta la siguiente saga). ¿No merecen esos fieles una historia de verdad, y no un alargamiento barato? ¿No merecen tu historia, tus personajes, tu trilogía, su verdadero final?




LMDreamer

1 comentario:

  1. ¡Buenas!
    Con esto estoy de acuerdo en parte, lo hablaba el otro día con una amiga. Hay sagas que es cierto que no merece la pena leer las continuaciones (me pasó con el último de The Iron Fey, me pareció un epílogo muy largo), pero no me pasa con CdS. Creo que es porque la gente que está más acostumbrada a leer juvenil ve esto como algo raro. En fantasía adulta, por ejemplo, hay un montón de sagas que son larguísimas y nadie se queja. Brandon Sanderson anunció hace poco que el mundo de los Nacidos de la bruma van a ser cuatro trilogías, y la mayoría de gente estaba contenta. Puede ser porque los lectores de juvenil no están acostumbrados a estas sagas tan largas, no lo sé, pero a mí el caso concreto de CdS me parece estupendo jajaja.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Dame tu opinión y me sacarás una sonrisa. Así de fácil. Pero...:
·Spam no, borro comentarios con URLS de otros blogs. Pero aclaro que SIEMPRE visito los blogs de quienes comentan y, si me gustan, comento.
·Sé respetuoso dando tu opinión, y si tienes alguna duda que conlleve a spam, envía un correo a mi email (lorenarocio1@gmail.com) y contestaré con seguridad ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...